Los Cambios

 

El tipo de cambio más frecuente es el de piñones. Es relativamente joven y aunque estaba inventado en los años 30 ha tardado casi 50 años más en llegar a conseguir un cambio útil para todo el mundo. Es un sistema abierto, por esto se puede ver perfectamente su actuación. El funcionamiento es el siguiente: uno o dos desviadores fuerzan la cadena y la mueven de un piñón* al siguiente más grande o pequeño (*respectivamente plato). Según la diferencia de la cantidad de los dientes de los piñones (traseros) y los platos (donde los pedales) se consigue una transmisión más corta (para subir pendientes) o más larga (para alcanzar más velocidad).

El máximo de platos que se pueden encontrar son tres, mientras hay hasta 11 piñones. Multiplicando los 3x11 salen 33 marchas, pero en la práctica no pueden ser usadas porque en los extremos tiene la cadena un desgaste muy elevado además emite ruido. Por este motivo la mayoría de los fabricantes ponen 9  ó como mucho 10 piñones. Los extremos necesitan componentes bastantes caros y tienen un desgaste bastante alto.

Las ventajas: ligero; buen rendimiento cuando esta cuidado; gran margen de transmisión; las versiones básicas son muy baratas, permite un cambio rápido y fácil de la rueda.

Inconvenientes: la cadena es complicada de proteger; elevado riesgo de ensuciarse la ropa; solo se pueden cambiar las marchas pedaleando; alto desgaste de cadena y piñones; mal rendimiento cuando el sistema está sucio y mal cuidado; necesita mucho mantenimiento; sensible a la suciedad y al agua; la cadena puede saltar con facilidad, engancharse y causar caídas; cuando el desviador se daña un poco o se desajusta por culpa por ej de una caída, un golpe o al trasportar la bicicleta mismamente, pierde precisión en el cambio. Una cadena usada en carretera asfaltada puede tener una vida de 3000km. Con el uso en campo se reduce entre 1000 y 1500km.


Los cambios internos para bicicletas existen desde 1895 aunque en España son prácticamente desconocidos. Como indica su nombre, el engranaje planetario está ubicado en el interior del buje trasero. El máximo de marchas posibles que están fabricadas en serie son 14, que equivale una relación de transmisión de un cambio de cadena de 27 marchas. Por su elevado precio solo se encuentra en bicicletas de alta gama. Los bujes más usados tienen 7 y 8 marchas.

Ventajas: Muy tolerante a la suciedad y  el agua;  no necesita prácticamente mantenimiento; permite la incorporación de freno contra pedal;  permite el cambio de marchas en parado; saltos de cadena son prácticamente imposible; la cadena anda en línea, no existe prácticamente desgaste; muy robusto. Una cadena puede durar unos 6000km.


Inconvenientes: Peso elevado entre 1500g a 3500g; el cambio de la rueda necesita un poco de conocimiento del sistema.


Desde 2010 existe un cambio interno sin escalonamiento que permite una relación de transmisión de 360%. Por lo demás tiene las mismas características que el cambio de buje convencional.


También existe la combinación del cambio interno con piñones. Típicamente se usa un buje de tres marchas combinado con 9 piñones. El resultado son 27 marchas. Esta constelación se ve en bicicletas eléctricas que tienen el motor en el centro y evita los grandes diámetros de los platos y el montaje del desviador delantero.

Cassette de 9 piñones

(fuente Wikipedia)

Paquete de piñones con desviador largo(fuente Wikipedia)

Cambios de marchas externo con 2 platos delanteros y piñones traseros y 2 desviadores            (fuente Wikipedia)

Desviador delantero     

Cambio interno de 8 marchas con freno roller incorporado

volverExplicaciones_general.html

Desviador delantero     

Cambio interno de 14 marchas

Cambio interno de 7 marchas con freno contra pedal incorporado

Cambio interno sin escalonamiento

Dual Drive 3 x 9